Diferencias entre Red de Búsqueda y Red Display de Adwords

Si estás comenzando a desarrollar tus campañas en Google AdWords, una de las primeras dudas que te van a asaltar es en qué red de las que te ofrece Google conviene anunciarte: ¿en la Red de Búsqueda? ¿En la Red Display? ¿O quizás te interese combinar las dos?

En este artículo vamos a explicarte qué son estas redes, cómo funcionan y qué criterios deberías seguir para elegir una, otra o ambas.

¿Qué es la Red de Búsqueda?

La red de búsqueda de Google se caracteriza por estar orientada a la demanda, es decir, los anuncios se muestran a aquellas personas interesadas en un determinado producto o servicio relacionado con aquello que andan buscando en Google. Por tanto, las empresas anunciantes tienen la posibilidad de dar a conocer su oferta a un público objetivo que la está buscando, lo cual representa una ventaja frente a otros medios publicitarios.

Otro punto a destacar de los anuncios en la Red de búsqueda es que el anunciante sólo paga si se hace clic en el anuncio (Coste por Clic), en caso contrario, no suponen un coste.

En la Red de Búsqueda, los  anunciantes pueden ver publicados sus anuncios en los siguientes soportes:

  • El buscador de Google. La búsqueda de palabras clave por parte de un usuario activa los anuncios junto a los resultados de búsqueda, mostrándolos en zonas de mayor visibilidad.
  • Google Shopping.
  • Google Maps. El anuncio se muestra tanto en primer término, junto a los resultados de la búsqueda, como en el mapa.
  • Google Groups.
  • Socios de búsqueda de Google: AOL.

El formato que se emplea en la Red de Búsqueda es de texto, salvo los anuncios de Google Shopping donde además del texto se incluye una imagen del producto.

El funcionamiento de esta red es el siguiente: tu seleccionas una serie de palabras clave relativas a tu negocio, cuando un usuario realiza una búsqueda en la caja de Google que contiene esta palabra clave se activa tu anuncio, generando una impresión, y por lo tanto será susceptible de recibir un clic.

Esto supone que el usuario ha tenido que realizar una búsqueda, es decir, ya tiene un interés previo o incluso una necesidad de ese producto o marca que está buscando.

¿Qué es la Red Display?

A diferencia de la Red de Búsqueda, la Red Display se caracteriza por estar orientada a la oferta, por tanto, para generar la atención e interés de los usuarios, los anuncios deben tener un enfoque comercial.

En la Red Display, el anunciante paga por impresiones, es decir, por el número de veces que se publica su anuncio (Coste por mil impresiones – CPM), aunque también puede elegir la fórmula de coste por clic (CPC).

Los anuncios de la red display están disponibles para los formatos siguientes:

  • Texto: El mensaje que se quiera transmitir en el anuncio será mediante palabras.
  • Rich media: Los anuncios rich media pueden contener imágenes, texto o vídeos, permitiendo de esta manera captar la atención del usuario.
  • Vídeo: Los usuarios son más permisivos con los anuncios de vídeo
  • Imágenes: Los anuncios de imágenes pueden ser estáticos o dinámicos.

Si hay algo que caracteriza a la Red Display es la gran diversidad de sitios que la conforman, lo cual hace que los anuncios que allí se exhiban gocen de gran visibilidad.

Los anuncios publicitarios pueden mostrarse en:

  • Webs asociadas a Google. Se estima que hay más de dos millones de Webs que ceden un espacio a Google, para que este muestre sus anuncios en ellas.
  • Gmail: es el servicio de correo de Google y los anuncios se muestran en la bandeja de entrada de los usuarios.
  • Blogger: herramienta de Google para crear blogs
  • YouTube: Sitio Web donde los usuario pueden subir sus vídeos.
  • Aplicaciones.

¿Cómo funciona la Red Display? Google pone a nuestra disposición una gran cantidad de sitios web en los que pueden aparecer tus anuncios, por lo tanto, para poder elegir a quién queremos mostrar nuestro anuncio se plantea la necesidad de segmentar. Puedes elegir los sitios en los que aparezca tu anuncio mediante las siguientes orientaciones:

  • Seleccionando los sitios web en los que quieras que aparezcan directamente.
  • Mediante palabras clave de display. Es decir, que tu anuncio aparezca en cualquier página que tenga la palabra gafas de sol.
  • En temas, como por ejemplo en moda.
  • En intereses, en cuyo caso aparecerá a aquellas personas que estén interesados en moda.
  • Una mezcla de todos los anteriores.
  • También es posible segmentar en función del sexo, la edad e incluso el estado parental.

Pues bien, una vez hayas elegido tu método o métodos de segmentación, tu anuncio aparecerá a los navegantes que visiten esos sitios web y/o cumplan los requisitos que hayas indicado.

En este caso se trata de una publicidad más push que pull, ya que el usuario no está buscando activamente comprar gafas de sol, si bien puede estar leyendo un artículo sobre el producto, pero a priori, no tiene ninguna intencionalidad de comprar. Por lo tanto está en la parte superior del embudo de compra.

¿Cuándo anunciarse en la Red de Búsqueda de Google?

Cuando necesitemos obtener resultados de forma rápida y directa.

Los anuncios en la Red de Búsqueda ofrecen inmediatez, generando tráfico a la Web de forma rápida. Recordemos que es el usuario quién está buscado tus servicios o productos, bien para comprarlos, bien para informarse. Debido a esta intencionalidad o interés por parte del usuario, hace que el ratio de conversión sea  mayor en los anuncios que se publican en la Red de Búsqueda que en los de la Red Display. Entiéndase por conversión, aquella acción que lleva a cabo un usuario y que aporta valor a la empresa o negocio, por ejemplo una compra, suscripción a un formulario, descarga de una aplicación, llamada de teléfono, etc.

Cuando tengamos un presupuesto limitado.

Si nuestra inversión publicitaria no es muy elevada, la red de búsqueda ofrece mejores resultados (conversiones) que la Red Display, debido a su orientación a la demanda.

¿Cuándo anunciarse en la Red de Display de Google?

Cuando lo que buscamos es tener mayor visibilidad.

La Red Display la forman más de dos millones de Webs (está claro que todas no ofrecen contenido relacionado con tu público objetivo, pero aún así suponen una buen base a utilizar).  Por tanto, la Red Display es propicia para realizar campañas de branding (dar a conocer una marca, reforzarla, etc).

Cuando el proceso de compra de tus productos o servicios es largo (compra de un vehículo, vivienda, etc).

Estar presente en la mente del usuario es vital, sobre todo, y como hemos dicho antes en procesos largos de compra (y no tan largos). Para lograr este fin, es necesario llevar a cabo acciones de  acciones de Remarketing, que consiste en mostrar nuestros anuncios a aquellas personas que han visitado anteriormente nuestro sitio Web.

Cuando tengas producto llamativo.

La Red Display nos permite realizar creatividades para atraer la atención del usuario, si a esto le sumamos que tienes un producto o servicio atractivo, las probabilidades de que el usuario haga clic en el anuncio se multiplican.

¿Puedo hacer una campaña en Búsqueda y otra en Display?

Sin duda, pero tienes que tener muy claros los objetivos y tu presupuesto, ya que si este es bajo y quieres trabajar bien ambas redes, quizás no logres ni un objetivo ni el otro.

No obstante una buena gestión de las dos redes puede ayudarte a conseguir muy buenos resultados, ya que vas a trabajar tanto en la parte superior del embudo de compra, captando la atención de los usuarios, y a su vez vas a ocuparte también de la parte inferior, en la que se encuentran aquellos que buscan tu producto o servicio. Por lo tanto tendrás cubierto todo el proceso de compra en tu campaña de publicidad.

Pero atención, cuando hablamos de que puedes elegir ambas nos referimos a que realices una campaña en Búsqueda y otra en Display, y no a que trabajes simultáneamente en una misma campaña tanto Búsqueda como Display, ya que intentar optimizar ese tipo de campañas es casi imposible.

Snapchat. La moda que llega

Todo el mundo empieza a hablar de Snapchat pero no todos saben cómo funciona. De hecho, aún hay mucha gente que ni tan solo tiene claro de qué se trata. ¿No es eso una moda de críos? Pues sí, exactamente que el Social Media hace diez años.

Snapchat es el nuevo fenómeno social que arrasa entre la muchachada más joven. Su éxito ha llegado a un punto en el que Facebook intentó comprarlo por 3.000 millones y aún así fracasó.

A través de la app envía más de 400 millones de fotos al día (más que en Facebook), y solo hace falta ver la repercusión que ha generado a nivel mundial (y que se da también en España y en países latinos, aunque en menor medida que en los anglosajones) desde que comenzó su andadura en septiembre del 2011.

¿Qué es Snapchat?

Snapchat es una aplicación móvil con la que puedes compartir momentos de tu día a día con las personas que te siguen. La particularidad de esta app es que sólo puedes compartir con tus seguidores fotos hechas al momento o videos que grabas también al momento hasta una duración máxima de 10 segundos.

Al igual que Instagram puedes aplicar filtros tanto a los vídeos como a las fotos, y además puedes añadirles textos, emojis o incluso pintar encima de ellas.

Esas fotos y videos que compartes, se van acumulando y forman un timeline llamado “mi Historia” durante 24 horas desde el instante en que las subes, para luego borrarse automáticamente.

La aplicación nativa para iPhone o Android no te permite compartir con tus seguidores videos o fotos que tengas ya guardadas en tu móvil, aunque sí puedes compartirlas en privado y se eliminan en el momento en el que la persona a la que se las envías las visualiza.

Puedes enviar mensajes privados en formato de texto a tus contactos, que también se eliminan al ser leídos, cosa que ha hecho que los secretos que allí se comparten desaparezcan de forma “segura”.

Esa caducidad de los contenidos es lo que ha hecho diferente a Snapchat, además de ser una aplicación divertida que engancha de forma rápida cuando le coges el punto.

¿Cómo funciona Snapchat?

Utilizar Snapchat es muy sencillo. Tan solo debes tomar una foto o vídeo y enviárselos a una o más personas dentro de tu lista de contactos de Snapchat.

Antes de enviar tu mensaje tendrás la posibilidad de agregar texto e incluir filtros y efectos de Snapchat en tu imagen. Una vez tengas listo tu mensaje para enviarlo, podrás elegir la duración del mismo (entre 1 y 10 segundos). Cuando haya pasado este tiempo, el mensaje se borrará de los teléfonos de quienes lo hayan recibido.

¿Para qué se usa?

  • Snapchat es quizás la app más rápida a la hora de sacar una foto con tu móvil y compartirla, por lo que sus ventajas son que te permite compartir de forma rápida, efímera e imperfecta, ya que al ser temporal no existe esa obsesión por la perfección que sí se da en otras herramientas como Instagram. También las marcas están usando Snapchat con diferentes fines.
  • Fragmentos de vida cotidiana. Lo creamos o no, Snapchat se utiliza principalmente para retratar aspectos de la vida cotidiana que no son lo suficientemente relevantes para permanecer en la web de forma permanente. Nos cargamos con una presión de mostrar una versión perfecta de nosotros mismos en redes sociales y presentar exactamente la imagen que deseamos comunicar, lo que acaba dejando un hueco para comunicar toda esa vida cotidiana que queda vedada en otras redes de carácter más permanente. Recuerdos con fecha de caducidad.
  • Fotos feas. No todo lo que haces a lo largo del día tiene cabida en un museo, todos tenemos derecho a hacer cosas “feas” de vez en cuando. Ese plato de comida que te ha salido especialmente mal, o un boceto terrible que has hecho, un grano que te ha salido… Son cosas que nos dan algo de pudor y que jamás publicaríamos en una red pública y permanente, pero que no nos importa compartir si elegimos con quién y tiene un carácter efímero.
  • Sexting. No nos engañemos, una app que te promete borrar tus fotos varios segundos después y que solo se comparten con quien tú quieres pide a gritos sacarte fotos desnud@ delante del espejo. No es para lo único que se usa, ni siquiera su uso principal, pero bueno, es lo que más nos llama la atención. Especialmente si sabemos que el núcleo de usuarios de la plataforma tiene entre 13 y 23 años.
  • Chat. Así es, otra app que tiene chat integrado, por si no bastaba con Facebook Messenger, Telegram, Line y WhatsApp. Poder enviar texto sin coste adicional ha sido la revolución en los últimos años en el mundo de las comunicaciones. Snapchat se une a esta revolución, para que además de enviar imágenes también puedas comunicarte vía chat.
  • Video-llamada. Hace un año que la plataforma lanzó la posibilidad de conectar con otros usuarios mediante vídeo en tiempo real. Mantén pulsado el botón de enviar y voilà! Eso sí, ambos dispositivos deben tener la conversación previamente abierta para poder comenzar la video-llamada.

Algunas estadísticas sobre Snapchat

Snapchat está creciendo en todo el mundo de forma muy rápida (sobre todo en la generación Millennial)  y aquí puedes ver algunas estadísticas a nivel global que te ayudarán a hacerte una ligera idea de cuál es su uso:

  • Cuenta con 100 millones de usuarios activos cada día.
  • Tiene más de 5 mil millones de visualizaciones de vídeo diarias.
  • El 65% de sus usuarios generan contenidos a diario.
  • Más del 60% de usuarios con móvil de entre 13 y 34 años tienen Snapchat.
  • Los ingresos totales de Snapchat en 2014 fueron entre 3-5 millones de dólares.
  • Se comparten 8.796 fotos por segundo.
  • El 71% de los usuarios que la utilizan son menores de 34 años.
  • El 45% de sus usuarios tienen entre 18 y 24 años.
  • El 70% son mujeres.
  • Sólo el 1% de los marketeros utiliza esta herramienta.
  • Snapchat valdrá alrededor de 16 mil millones de dólares en 2016.
  • El 5% de las selfies del mundo se comparten en Snapchat.

¿Por qué está de moda?

Es muy difícil hacer una lista con todos los factores que intervienen en el éxito de Snapchat, pero hay algunas tendencias que pueden suponer una pista:

Porque tus padres están en Facebook y, sinceramente, una red social en la que tu madre puede participar en tus estados, no termina de molar. El público joven siempre tendrá la necesidad de diferenciarse, reafirmarse y revelarse -y esto es bueno-, y es difícil que lo haga compartiendo espacio, prácticas y usos con sus padres y abuelos.

Fenómeno de la web visual. La web visual es un fenómeno en alza. Al público joven le gusta lo visual, y la adquisición de Instagram (1.000M$) y Tumblr (1.100M$) evidencian esta tendencia, que se confirma con el exitazo de Vine y el vídeo para Instagram. El hecho de combinar el fenómeno visual con una herramienta exclusivamente de mensajería es interesante: siempre hemos dicho que una imagen vale más que mil palabras, pero con Snapchat hemos pasado a ignorar las palabras para comunicarnos.

Carpe diem. Nuestros abuelos tienen cajas y cajas de recuerdos con fotografías, cartas y piezas de tiempos pasados. Nuestros padres han conservado algunos de sus propios recuerdos, pero la verdad es que perdemos bastantes con cada mudanza. Por mi parte, hace años que no pago por imprimir una fotografía, y aunque documento lo que hago casi compulsivamente (Instagram, Facebook, Twitter, blogs, etc.) la verdad es que cada vez que he cambiado de ordenador he perdido gran parte de mis recuerdos. Quizás esta tendencia a documentarlo todo sin conservar nada se va acentuando en las nuevas generaciones. Ese “Carpe diem” digital se incrementa, y lleva no solo a aceptar que el momento es pasajero, sino que los recuerdos que tenemos de ellos (fotos, textos, vídeos) también son algo que ha de disfrutarse en el momento y a lo que no aferrarnos.

Privacidad. Ha sido un año duro para la privacidad en Internet. Muchos manteníamos la ilusión de que las opciones de que las opciones de privacidad de Facebook y otras redes nos protegían de miradas indiscretas. Ahora, visto que la NSA, los hackers y la mitad de gobiernos del mundo acceden a tus datos todas las mañanas antes de desayunar, la preocupación por la privacidad se ha vuelto un asunto muy serio. El éxito de Telegram, la red Tor, o los intentos de algunos gobiernos por limitar o controlar el uso de Internet de sus ciudadanos son algunas de las tendencias más importantes englobadas en este fenómeno.

Si trabajas en Internet es importante que interiorices que las nuevas generaciones son, por lo general, más capaces que tú de evaluar qué tendencias emergentes van a ser exitosas y cuáles no. Cualquiera que descartase hace 10 años Myspace o fotolog como algo efímero, puesto que nadie en su círculo participaba en estas actividades, falló estrepitosamente reconociendo una de las tendencias tecnológicas y sociales más importantes de lo que llevamos de siglo.

Queda claro que la rebeldía y el inconformismo juvenil son el caldo de cultivo ideal para identificar nuevas tendencias sociales y de consumo, y, por tanto, debemos estar siempre dispuestos a aprender de los nuevos nativos digitales, y de qué tienen que decir sobre su privacidad, la durabilidad de sus recuerdos y esa búsqueda de perfección que perseguimos en Internet.

Consejos para un buen Call to Action

Un buen Call to Action (llamada a la acción) debería ser parte de cualquiera de cualquier acción online en la que se busque una respuesta del usuario. Son un elemento clave de la generación de registros y leads, y debería ser importante conocer cómo incluirlos en tus e-mails, landing pages, etc.

Perfecto, ya has diseñado una estrategia de contenidos super-potente… ¡Enhorabuena! Estás recorriendo un camino necesario, que muchos no verán hasta que sea demasiado tarde y se reduzca su ventana de oportunidad, y que te dará una ventaja importante sobre tus competidores. A pesar de todo, aunque digamos que el contenido es el rey, nunca hay que perder de vista los objetivos.

Cuando tienes contenido, y has logrado atraer y fidelizar a algunos usuarios, es el momento de dirigirlos hacia la consecución de los objetivos de tu estrategia online, y la mejor herramienta para conseguirlo son las llamadas a la acción.

Los Call to Action o llamadas a la acción son botones que colocamos en una página web y que buscan atraer a clientes potenciales. Se trata de una de las partes más importantes de una landing page por su alta eficacia. En esa página ofreces un contenido interesante para el usuario y el Call to Action permite conectar al público con la empresa a través de un cuestionario que el usuario debe completar. Pero para alcanzar el objetivo deseado, es clave cuidar el diseño y texto de cada uno de estos botones. Por ello, es importante que prestes atención a estos consejos si quieres mejorar y potenciar tus llamadas a la acción:

Focaliza tu público

No todas las web están diseñadas para el mismo público ni con el mismo objetivo. Es importante que localices a tu público objetivo. Debes segmentar al público en función de tus objetivos y elegir así el Call to Action que más se adapte a tus necesidades. Hay que ser muy específicos en este aspecto porque de esa forma, más resultados obtendremos. La campaña debe estar dirigida a ese público objetivo y no mezclar usuarios, la clave está en focalizar.

Además, una vez definido el segmento, tienes que saber qué tipo de usuario es el que hay en tu web: cliente o visitante y dependiendo de esto definir el botón de una manera u otra.

A los visitantes: Queremos fidelizarlos, que nos lean a menudo y que se conviertan en subscriptores. Quizá no conocen todavía bien nuestro negocio pero queremos que poco a poco se conviertan en nuestros seguidores.

A los clientes: Queremos que compren nuestro producto o servicio. Te conocen bien y ya han llegado al segundo paso, quizás sólo les interese buscar una oferta.

Contenido claro

El texto del botón es sumamente importante y debe ser medido palabra a palabra. Es un texto breve, directo, conciso, que persuada al usuario, que lo invite a clicar en él. Y debe, sobre todo, estar en consonancia con el contexto de la página. No hay que exagerar ni ofrecer datos falseados, hay que ser muy claro. El tono también es importante. Cuida el estilo, más informal o menos, en función del público al que te vayas a dirigir.

El tamaño sí importa

Cuando hablamos de un Call to Action el tamaño importa mucho, sobre todo el del botón.

Igual que con el botón de comprar de un e-commerce, el Call to Action debe ser lo más grande posible en la medida que esto no dañe la coherencia con el resto de los elementos de la interfaz ni la experiencia estética.

Un botón grande es más fácil de ver, permite una mayor cantidad de texto presentado de forma más legible e invita a la acción.

Cuida el espacio en blanco

Si quieres que tu Call to Action de verdad destaque, dale cierto espacio. Si quieres llenarlo todo de elementos que llamen la atención, el efecto global será que el diseño esté sobrecargado y no tenga un foco claro.

Cuando hay varios elementos, el espacio en blanco nos permite identificarlos como ítems diferenciados, y destacar y relacionar puntos. Si un elemento que puede ayudar a que el usuario cumpla una acción determinada (por ejemplo, las ventajas de nuestro producto o servicio), el espacio en blanco entre el Call to Action y este elemento debe reducirse, para conseguir una asociación entre ambos. Del mismo modo, puedes aumentar el espacio en blanco si quieres distanciar dos elementos.

La colocación es muy importante

Muchos estudios indican que los Call To Action funcionan mejor en la parte superior izquierda de la pantalla, por el orden de lectura occidental.

Hemos acostumbrado al usuario a ciertos estándares, como que el botón de crear cuenta esté debajo de un formulario, por ello el usuario tenderá a buscar algo clickable en la parte inferior derecha de un formulario o una argumentación. Desde luego que esto depende totalmente del conjunto elecciones de diseño que tomemos y no es un factor fijo.

Muchos gurús de la analítica recomiendan variar la posición de los Call to Action de vez en cuando para prevenir que el usuario se inmunice contra ellos.

Una cosa es segura: ponlos siempre en el Above The Fold, es decir, que no sea necesario hacer scroll.

Haz el call to action diferente

Si vas a ubicar un botón con el que el usuario tiene que interactuar, procura que destaque dentro de la composición.

Los dos elementos básicos para jugar en este campo son la forma y el color, aunque también puedes probar cambiando el tono del copy drásticamente, añadiendo una textura, etc.

Jugar con el contraste entre elementos nos permite destacar nuestra Call to Action y dirigir hacia ella la atención del usuario. En muchos casos se utiliza una paleta de colores de tonos muy similares reservando uno para Call to Action y elementos a destacar, o se sombrea el fondo con la intención de que los elementos colocados sobre él destaquen.

Hazlo el call to action interactivo

Un punto básico de un botón es que debe parecer un botón.

Hemos acostumbrado a los usuarios a que los botones tienden a cambiar cuando situamos el ratón por encima, así que asegúrate de que el botón de tus Call to Action funciona del mismo modo. No es necesario que adquiera un color totalmente diferente, sólo que el usuario perciba el cambio y entienda que puede hacer click (aunque ya fuese obvio).

Cuida el Copy de la llamada a la acción

Captar la atención del usuario es vital. Dirigir su mirada hacia los elementos que quieres destacar y restársela a aquellos menos relevantes para tu negocio es fundamental, pero que el cliente encuentre un texto que le invite a la acción es esencial para que la lleve a cabo.

Este punto resulta especialmente crítico cuando nuestra propuesta de valor no se basa en la compra o suscripción impulsiva, sino que requiere una valoración racional o existen frenos para llevar la acción a cabo.

Con un buen copy a veces el resto de los elementos se hacen innecesarios.

Estos son algunos de los consejos que te van a permitir optimizar y aprovechar las posibilidades de los Call to Action. No olvides sobre todo que debes ser conciso, directo y presentar la información de forma clara si quieres que el cliente se sienta tentado por la oferta. La mejor opción es probar con diversas alternativas para comprobar así cuál de ellas funciona mejor. Si todavía no tienes Call to Action, no dudes en ponerte manos a la obra y aprovechar la eficacia de estos botones. Prueba, experimenta mejor más pronto que tarde, boceta, prueba con usuarios y ponte en su papel… y no dejes títere con cabeza.

Consejos para buscar palabras clave

Aunque Google nos mantenga alerta con todas las actualizaciones del algoritmo que tienen en marcha, ha quedado claro que lo más importante si lo que quieres es optimizar tu sitio web para la búsqueda es el trabajo de investigación de palabras clave.

Bien, la necesidad de hacer ese trabajo de búsqueda de palabras clave siempre ha existido. Lo que ha cambiado es la manera de hacerlo.

En este artículo vamos a darte un proceso que puedes seguir para limitar una lista de términos que deberías marcarte como objetivo. De esta manera, serás capaz de establecer y ejecutar una estrategia de palabras clave adecuada que te ayudará a encontrar los términos que realmente te importan.

Paso 1: Haz una lista de temas importantes, relevantes, basada en lo que sabes de tu negocio

Para dar inicio a este proceso, piensa en los temas que deseas abordar en términos de temas genéricos. Vas a imaginar entre 5 y 10 temas que te parecerán que son importantes para tu negocio, y luego usaremos esos temas para ayudarte a llegar a algunas palabras clave específicas más adelante en el proceso.

Si eres un blogger, esos temas serán las cuestiones que tu blog acostumbra a abordar más frecuentemente. En un comercio quizás serían los temas que salen más a menudo en las conversaciones de ventas. Por ejemplo, en una compañía dedicada a la venta de software de marketing, los temas serían algo así como: “blogging”, “email marketing”, “SEO”, “social media”, “marketing analytics”, “automatización de marketing”, etc.

Paso 2: Llena esos temas con palabras clave

Por el momento tienes unos cuantos temas en los que quieres centrarte, así que ahora es el momento de identificar algunas palabras clave que deben caer en esos cubos temáticos. Puede haber frases de palabras clave que creas importantes categorizar en el motor de búsqueda de páginas de resultados (los SERPs, Search Engine Results Pages) porque tus clientes objetivos, posiblemente, hagan búsquedas en base a esos términos específicos.

Siguiendo el ejemplo de la compañía dedicada a la venta de software de marketing, si tomo el tema “automatización de marketing”, puedo pensar unas cuantas frases con palabras claves que crea que mis clientes puedan usar en sus búsquedas:

  • Herramientas de automatización de marketing
  • Cómo usar el software de automatización de marketing
  • ¿Qué es la automatización de marketing?
  • Email automatización de marketing

Y podría pensar muchísimas más. La intención de este paso no es realizar la lista final de frases de palabras clave. Es imposible imaginar todas las combinaciones de palabras que puedan usar tus clientes para hacer búsquedas relacionadas con tu negocio. ¡Podrías volverte loco!

Por suerte, cada vez más y más palabras claves son encriptadas por Google cada día. Así que otra buena idea para encontrar buenas palabras claves es averiguar qué keywords han sido usadas para encontrar nuestra página web. Para ello necesitas un software como Google Analytics.

Repite este ejercicio para cada tema que tengas. y recuerda que si tienes problemas en la búsqueda de términos relevantes, siempre puedes acudir a los empleados que están en la primera línea (como Ventas o Servicios) y pregúntales qué clase de términos usan los clientes o qué preguntas se les hacen más a menudo.

Paso 3: Busca términos relacionados con tu búsqueda

Si no dejas de darle vueltas a qué palabras clave deben usar los usuario en referencia a un tema específico, simplemente acude a Google.com y echa un vistazo al apartado “Búsquedas relacionadas” que aparece al final de la página cuando introduces una palabra clave en la cajetilla de búsqueda. Esas palabras te pueden dar ideas muy valiosas de otras palabras clave a tener en consideración.

Y aún hay más. Clica en alguna de esas búsquedas relacionadas y busca SUS búsquedas relacionadas.

Paso 4: Haz una mezcla de frases cortas (head terms) y frases largas (long-tail keywords) en cada cubo

Las head terms (frases cortas) son frases de palabras clave, generalmente de no más de tres palabras. Las long-tail keywords (frases largas),  por otro lado, acostumbran a ser frases que contienen más de tres palabras.

Es importante comprobar que tienes una mezcla de ambos tipos de frases porque así le darás a tu estrategia de palabras clave el equilibrio adecuado. Eso es debido a que las head terms acostumbran a ser las más usadas en las búsquedas, siendo más competitivas. En cambio, las long-tail keywords acostumbran a atraer un tráfico mucho más deseable.

Eso es debido a que alguien que está buscando algo tan específico es un “buscador” mucho más cualificado para tu producto o servicio que alguien que hace una búsqueda más genérica.

Paso 5: Observa cómo tus competidores categorizan esas palabras claves

Simplemente porque la competencia haga algo no significa que debas hacerlo tú. Y lo mismo vale para las palabras clave. Que una palabra clave sea importante para tu competidor no significa que tenga que ser importante para ti. No obstante, entender qué palabra clave usa la competencia te puede dar una nueva perspectiva.

Si tu competencia categoriza ciertas palabras clave que también están en tu lista, eso, definitivamente, da más sentido a tu trabajo. Por otra parte, no ignores aquellas palabras que tus competidores parecen despreciar. ¡Es una gran oportunidad!

¿Y cómo puedes averiguar qué palabras clave usan tus competidores? Pues una solución sencilla es usar una herramienta como SEMrush que te permite un cierto número de informes gratis mostrándote las principales palabras claves del dominio que le introduzcas.

Paso 6: Utiliza Google AdWords Keywords Planner para perfilar tu lista de palabras clave

Ya tienes la mezcla adecuada de palabras clave, así que es la hora de redondear la lista con algunos datos más cuantitativos. Tienes un montón de herramientas a tu disposición para esta tarea pero yo te aconsejo utilizar Google AdWords Keyword Planner junto con Google Trends.

Usa Keywords Planner para marcar cualquiera de los términos de la lista que tengan demasiado poco (o demasiado) volumen de búsquedas, y no ayuden a mantener una saludable mezcla. Pero antes de eliminar cualquier cosa, echa un vistazo a su historia de tendencias y proyecciones en Google Trends. Puedes ver, por ejemplo, si algunos de los términos de bajo volumen podría ser algo en lo que invertir esperando obtener beneficios en el futuro.

O tal vez sólo estés mirando una lista de términos que es demasiado difícil de manejar, y haya que limitar la búsqueda de alguna manera… Google Trends puede ayudarte a determinar qué términos tienen una tendencia alcista y, por lo tanto, podría interesarte mantener.

Siguiendo estos pasos habrás conseguido una lista de palabras clave que te ayudarán a centrarte en los temas correctos en el desarrollo de la estrategia correcta para tu negocio.

¡Asegúrate de re-evaluar esas palabras clave cada pocos meses!

Actualización SHA-256 del TPV virtual de Redsys

Actualmente, uno de los métodos de pago más habituales en el comercio electrónico es la tarjeta de crédito y, aunque configurar el TPV Virtual de tu tienda online puede ser un trabajo algo tedioso sólo es necesario realizarlo una vez y a partir de ese momento disfrutarás de su beneficio. Pero, ¿qué sucede cuando tu banco decide actualizar la configuración del TPV Virtual?

Si tienes configurado en tu tienda online el TPV Virtual de Redsys seguro que en estos últimos meses recibiste un email de tu banco habitual indicándote que debías realizar la actualización de tu TPV Virtual con clave SHA-1 al nuevo TPV Virtual con clave de firma SHA-256. Y si no seguiste sus indicaciones, quizás te hayas encontrado con que tu TPV ya no funciona.

Redsys ha actualizado el algoritmo de su TPV Virtual de la versión SHA-1 a la SHA-256 con la finalidad de hacerlo más seguro. Desde 2014 hasta ahora, ambos sistemas convivían sin problemas, pero indicaron el 23 de Noviembre de 2015  como la fecha límite para actualizar el algoritmo del TPV Virtual a la nueva clave de firma puesto que a partir de ese momento el antiguo TPV Virtual SHA-1 dejaría de funcionar.

Este cambio afecta y se requiere realizarlo a cualquier tienda de comercio electrónico que utilice el TPV virtual Redsys comercializado por las entidades financieras ya sea de forma directa, o indirectamente a través de otros integradores técnicos. En general todos los comercios que utilizan el TPV virtual están afectados.

El cambio del algoritmo de firma implica a la conexión entre el servidor de la tienda y el TPV virtual. También afecta a la forma de recibir en el ecommerce las notificaciones online desde el TPV virtual sobre el resultado de las operaciones de pago, que sirven para que la tienda conozca al momento si un pedido ha sido pagado satisfactoriamente usando el TPV virtual.

Y deben actualizarse todas las formas de conexión online desde el comercio al TPV virtual que utilizan SHA-1 para el firmado: conexión por redirección a página de pago y conexión host-to-host (vía webservice o redirección http). Igualmente el comercio debe actualizar la conexión entrante donde recibe las notificaciones online que informan del resultado de una operación desde el TPV virtual al servidor del comercio.

Entonces, ¿qué pasa si tengo un TPV Virtual antiguo instalado en mi tienda online? En este caso lo que debes hacer es cambiar el módulo que estabas utilizando hasta ahora, por un nuevo modulo de este método de pago que esté preparado para funcionar con la nueva clave de firma así como actualizar las claves correspondientes dentro de la configuración de tu tienda online. Además, te recomendamos que te pongas en contacto con el proveedor del módulo, ya que antes de realizar esta nueva instalación también hay que comprobar aspectos técnicos como que las opciones del hosting sean las correctas para que no aparezca ningún error al ejecutar el nuevo TPV Virtual SHA-256.

Redsys proporciona una nueva clave para los TPV virtuales que tendrás que gestionar en tu cuenta de cliente de Redsys y también ha proporcionado los módulos necesarios para adaptar la pasarela al nuevo algoritmo SHA-256, puedes ver todos los detalles en el siguiente link: Documentación y ejecutables Redsys. En este link encontrarás toda la documentación y los módulos disponibles por parte de Redsys para Woocommerce, Oscommerce, Upay, Prestashop, Magento etc. Estos módulos son necesarios para que tu pasarela de pago funcione correctamente con el algoritmo SHA-256.

De todas formas, contacta con tu proveedor de hosting para comprobar que todo está en orden y preparado, de lo contrario tu TPV virtual no funcionará correctamente y no podrás realizar cobros con tarjeta.

Las 5 partes de tu web donde debes optimizar tus keywords

Cada dos por tres Google nos sale con alguna actualización de sus algoritmos. Por esta razón es recomendable estar al tanto para aparecer en los resultados de búsqueda de nuestras keywords. No obstante, eso no es fácil. Afortunadamente, existe una técnica que es sinónimo de éxito en el SEO: la optimización de tu sitio web con palabras clave.

Así pues, antes de nada lo primero que debes hacer es identificar las palabras clave en las que te centrarás y, una vez las tengas seleccionadas, añadirlas a tu sitio web. Quizás, antes de ponerte manos a la obra, deberías plantearte aprovechar la ocasión para auditar las páginas de tu sitio. Una buena herramienta para hacerlo es SEMRush, con la que verás qué errores presenta tu página web, como por ejemplo, contenido duplicado, y qué puedes mejorar en ella.

Agrega las keywords en tu sitio web

Esta es la principal técnica de SEO para que tu sitio web esté optimizado con palabras clave relevantes y específicas. ¿Y dónde hay que añadir las keywords?

  • Título
  • Descripción
  • Encabezado y contenido
  • Alt de las imágenes
  • URLS

Títulos

Los títulos aparecen en la parte de arriba del navegador y en los resultados de búsquedas. Tienen una relación directa con las tasas de conversión de los usuarios que están realizando búsquedas y la clasificación de estas.

Procura que los títulos no superen los 65 caracteres y que incluyan una de las palabras clave por las que quieras posicionarte. Así, si apareces en la búsqueda de una persona es más fácil que seas relevante en su consulta y te haga clic.

Descripciones

Las descripciones también se muestran en los resultados de búsqueda y, aunque pueden ayudar también a que tu sitio web convierta, su importancia reside sobre todo en la clasificación. Por eso debes indicar en ella razones para que hagan clic en tu resultado, sin olvidar de incluir también una de tus keywords.

titulos-y-descripciones

Encabezados y contenido web

Los encabezados, también conocidos como H1, deben contener tus palabras clave, así como en el contenido, ya que los usuarios que han llegado a tu página web, tienen más probabilidades de quedarse, al ver fácilmente las términos que ha buscado.

No olvides nunca incluir e integrar tus palabras clave en el contenido de tu web de forma natural: escribe primero para los usuarios, luego para los motores de búsqueda.

Hay que encontrar la justa medida de incluir keywords en tu contenido: pocas, hará que tu contenido se quede corto, y demasiadas, podría entenderse como manipulación y, entonces, tus posiciones en los resultados de búsqueda podrían verse afectadas.

Alt de las imágenes

Las imágenes, en el sentido de las keywords, son las grandes olvidadas. La verdad es que pensar así es un error, porque ayuda a Google a encontrar tu sitio web en las búsquedas de imágenes y, al mismo tiempo, ayuda a clasificarse mejor en los resultados. Así que no olvides incluir en los títulos y alt de las imágenes las palabras clave.

URL

Es conveniente usar también las palabras clave en las URL de las páginas de tu web. Pero, igual que en el contenido de tu sitio, es importante que las incluyas de forma natural, siempre siguiendo una lógica.

Si todavía no tienes tu web optimizada, ya va siendo hora que te pongas manos a la obra, pues tienes trabajo. Eso sí, en cuanto tengas estas 5 partes de tu web optimizadas con las keywords con las que te quieres posicionar, ¡ya verás cómo subes en la página de resultados!

El Little Data puede ser mucho mejor que el Big Data

Creíamos que vivíamos el momento del Big Data, la proliferación de páginas web, aplicaciones de imagen y vídeo, redes sociales, dispositivos móviles, apps, sensores, internet de las cosas, etc. capaces de generar, según IBM, más de 2.5 quintillones de bytes al día, hasta el punto de que el 90% de los datos del mundo han sido creados durante los últimos dos años. Pero llega la nueva revolución del marketing, el Little Data.

La premisa del Big Data ha sido, hasta ahora, muy poderosa: los consumidores están cada vez más conectados a la red, produciendo una cantidad de información exorbitante que hoy puede ser usada por las marcas para generar estrategias de marketing mucho más efectivas.

Sin embargo, a pesar de que el Big Data representa una gran oportunidad, la realidad es que muchas empresas y compañías no tienen la capacidad de procesar y analizar toda la data que se está generando. ¿Qué hacer cuando sucede esto? Para Norm Johnston, Chief Digital y Strategy Officer de Mindshare, está bien pensar en grande y trata de apostar por el Big Data, pero es más importante aún el pensar en la Little Data.

Little Data, un nuevo concepto

De acuerdo con el especialista Norm Johnston, autor del libro Adaptive Marketing: Leveraging Real-Time Data to Become a More Competitive and Successful Company, consiste en analizar grupos de información mucho más pequeños y focalizados, que permitan a las empresas no perderse en la inmensidad de información que trae consigo el Big Data.

Johnston asegura que “es tanta la cantidad de información que hoy reciben las empresas que muchas veces les es imposible analizar todo lo que les interesa. La clave para ellas debe ser no preocuparse por evaluar todo, sino tomar pequeñas partes de la data que puedan servirles para mejorar sus estrategias de mercadotecnia”. Así, sí podrán analizar esta Little Data y les ayudará a mantenerse innovadoras, pudiendo desarrollar experiencias que toquen realmente a sus consumidores.

Además, Johnston señala que la data que se debe analizar no necesita venir únicamente del entorno digital, sino también del mundo físico, al cual no podemos perder de vista.

Ubicando la Little Data

Aunque no existe un camino corto para encontrar exactamente dónde está la Little Data, Norm Johnston recomienda a las marcas realizar dos actividades que pueden ayudarles a dar con esa información o insights que necesitan para poder poner manos a la obra:

  • Datos cotidianos. En primera instancia, el especialista señala que es importante que las marcas se preocupen por encontrar una correlación entre sus resultados positivos y la forma en que se están consumiendo sus productos, por ejemplo, es importante ubicar en internet las reacciones que se tiene a ellos, la interacción del consumidor con la marca y bajo que situaciones son adquiridos. Estos datos son muy importantes, simples de encontrar y deben de tomarse en cuenta para potenciar el crecimiento de la compañía.
  • Brainstorming. En segundo lugar, el experto sostiene que es importante realizar paulatinamente focus groups presenciales y digitales que permitan a las marcas identificar tendencias relacionadas a su segmento y productos, que además servirán para saber cuál es la información que deben preocuparse por encontrar y a través de la cual podrán poner en marcha distintas dinámicas que les ayuden a mejorar la conexión que existe entre ellas y el público al que buscan conquistar.

La clave: el Adaptative Marketing

Para Norm Johnston, el trabajar con el análisis de información de la Little Data es un paso crucial para que las marcas comiencen a trabajar con el Adaptive Marketing, concepto que define como la capacidad mercadológica de subirse en tiempo real a las distintas tendencias que van apareciendo todos los días y que son muy importantes para las marcas.

Hoy las cosas se están moviendo muy rápido y las marcas necesitan hacer lo mismo, contar con estrategias de mercadotecnia que sean capaces de adaptarse a cada movimiento que hagan los consumidores, quienes hoy tienen más que nunca el poder de decisión en sus manos”, explica.

El especialista concluye señalando de manera tajante que aquellas marcas que no tomen en cuenta al Adaptive Marketing no sólo se irán rezagando poco a poco, sino que incluso quedarán al borde del suicidio.

Es una realidad que con todas las innovaciones que aparecen todos los días las cosas cada vez son más difíciles para las empresas, sin embargo, también es un hecho que sino las toman en cuenta terminarán por desaparecer, ya que su consumidor dejará de estar en los sitios en los que comúnmente las contactaban”, advierte.

little-data---adaptative-marketing

¿Cómo aplicar la Little Data al comercio?

Son muchas las fuentes de información que tenemos a nuestro alcance. Algunas de ellas vendrán de nuestra propia observación del entorno y otras las podremos encontrar en internet:

  • Observa tu entorno. Date una vuelta por tu ciudad o tu barrio. ¿Están pasando cosas? ¿Qué nuevos comercios han abierto? ¿Cuáles han cerrado? ¿Cuáles tienen más clientes? Recoge periódicamente estos y otros datos, que te pueden servir para conocer las tendencias y qué les gusta a los clientes, como por ejemplo: locales más especializados, tiendas que han invertido en diseño, productos locales o ecológicos, servicios extra como talleres y cursos o entrega a domicilio…
  • Boletín de información o revistas del Ayuntamiento. Urbanismo, comercio, informes de demografía, estado de la economía en el municipio, visitas de turistas…
  • Reuniones de tu Asociación de Comerciantes. Es un buen momento para compartir con los colegas y saber qué valoran los clientes de sus negocios ¿Puedes aplicar a tu comercio ideas de otros? ¿Puedes compartir clientes con negocios de productos complementarios a los que tú comercializas?
  • Datos estadísticos: En internet podemos encontrar datos generales de consumo y economía en páginas como la del INE, el IDESCAT (Catalunya), el EUSTAT (Euskadi) o e IKUSMER (Euskadi) que pueden resultar interesantes: evolución de la edad de la población, del nivel económico, de la confianza del consumidor, del uso de las nuevas tecnologías…
  • Busca blogs y revistas que publiquen información interesante sobre el comercio en general y tu sector en particular: ¿Qué se llevará este año? ¿Cuáles son los colores de moda? ¿Están los consumidores preocupados por su salud? ¿Cómo acertar con el nuevo diseño de mi tienda? ¿Debería vender por internet? Puedes usar un lector de noticias como Feedly para suscribirte a los blogs y revistas que te interesan y leer cómodamente lo que más te interesa.

También puedes obtener información muy importante de tu propio negocio. Cada día pasan por delante de nuestro escaparate muchas personas, otras nos llaman, algunas visitan nuestra web o responden a nuestras publicaciones en las redes sociales. Es hora de aprovechar estos datos para dar pasos hacia adelante:

Lo que te cuentan tus clientes. Invita a tus clientes a que te cuenten qué les gusta, si compran por internet, qué buscaban en tu tienda y no han encontrado, qué mejorarían… Nos encontramos con muchos comercios reticentes a hacer encuestas a sus clientes, pero ¿acaso no les escuchamos cuando nos cuentan qué quieren? Sea por escrito, de palabra o por internet, establece formas de escuchar a tus clientes y recoger esta valiosa información, para después analizarla.

La información que te da tu TPV. ¿Cuándo vendes más, a qué hora o qué día de la semana? ¿Qué artículos son los más vendidos? ¿De dónde vienen tus clientes? Echa mano de tus bases de datos de productos y de clientes ¿Hay clientes que llevan tiempo sin venir? ¿Por qué? ¿Hay productos o familias que ya no tienen tanta demanda? ¿Por qué?

La presencia en internet de nuestro comercio. Desde controlar las visitas a nuestra web hasta analizar las estadísticas de nuestras redes sociales: ¿Cuáles son las páginas de mi web que más visitan los clientes? ¿Qué tuits han tenido más interacciones? ¿Qué publicación de Facebook ha sido la más comentada o compartida? ¿Por qué?

Poder para tomar decisiones acertadas y hacer avanzar mi comercio debo saber qué valoran los clientes para poder adaptarme a sus necesidades. Debo saber qué modelos de negocio tienen éxito y aprender de ellos. Puedo conocer cómo evoluciona la población y la economía de mi zona antes de poner en marcha planes a largo plazo. La clave: Little Data.